Publicado el

cine, la vida que nos rodea

tumblr_mb9r3iLvqn1rduphso1_1280

Escrito por Juan Camilo Moreno

El acto de filmar se convierte en una necesidad. Como diría Michael Haneke acerca de “Benny´s Video” (1992), al grabar o tomar la fotografía de algo, creemos que somos dueños de ese momento, del lugar, las personas y los objetos que aparecen dentro del encuadre.

Este ejercicio cinematográfico de correspondencias filmadas nos enseña un nuevo lenguaje que quizá no es tan ajeno a ninguno de los que haya tenido una filmadora o una cámara fotográfica en sus manos. Cada uno, con alguno de estos dos elementos, encuadramos y registramos cosas que nos interesan, personas, charlas, silencios, espacios citadinos que como en las “vistas” de los hermanos Lumière dan cuenta de la realidad y del día a día en el que vivimos. Son representaciones documentales de cómo nuestros ojos y nuestro juicio subjetivo se enfrentan a una realidad visual y sonora; el acto de filmar se convierte en una elección de lugar, tiempo y espacio, por donde desfilan un resto de señales que vienen por azar caminando por las calles o pasando frente a nuestra casa.

Lo que hace novedoso este lenguaje es la cuestión de correspondencia: un acuerdo entre dos, que como causa y efecto, hace que una primera carta condicione lenguaje y tema para su respuesta de parte del otro realizador; o no necesariamente. Es un juego entre dos realizadores que se vuelcan al principio de sus carreras cinematográficas, al principio de la imagen. A registrar aquello que consideran necesario, aquello de lo que tienen dudas. Es un diálogo que se va enriqueciendo a medida que avanza y que sobretodo -y lo sostiene Jonas Mekas- expone que el movimiento de las cosas genera un cambio en cada uno; que cada día, con cada carta o con cada imagen que pensamos, no somos los mismos. Nuestro pensamiento avanza. Las dudas e intereses compartidos, por ejemplo, entre los dos cineastas se van incrementando carta a carta. La imagen en movimiento da cuenta de una dialéctica en donde nos enfrentamos y discutimos con el mundo en busca de respuestas y de interrogantes, y estas cartas resaltan la necesidad del diálogo (visual, escrito, hablado) en ese enfrentamiento.

La correspondencia también es un ejercicio solitario, íntimo, donde cada realizador se une directamente con su cámara, su herramienta y traductora.

Para mi existe una necesidad de filmar. De documentar audiovisualmente mi vida, los lugares por los que paso, las personas que hacen parte de mí y aquellas que encuentro en las noches y en las calles, y las cuáles llaman mi atención. A veces no es sólo para la posteridad. En el encuadre reflejo mi interés hacia objetos y luces, propongo cuestiones estéticas y una mirada particular hacia el mundo. Filmar para vivir, filmar para seguir filmando, y filmar por el simple placer de observar.

Todos hacemos parte del cine, del espectáculo visual. Todos participamos, individual o colectivamente, a manera privada o pública, del registro de imágenes. Y todos estamos, por ende, en un diálogo con el mundo en el que nos preguntamos por sus formas y su orden secreto. Todos somos parte del cine ojo y nos expresamos y cambiamos día a día a través de él.

La vida y el mundo son mágicos a través del cine.

tumblr_mbs4izYpMz1rvk1pio1_500

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s