Noe el disparador

Escrito por Leandro Hernández
Luis Buñuel en alguno de sus pocos escritos, llenos de sátira y humor negro, afirmaba que el prefería a aquellos directores que desde el primer momento sacaban pistolas de sus bolsillos y sin contemplaciones disparaban.

Así es el cine de Gaspar Noé, de este argentino radicado en Francia, un cine que desde el primer momento te dispara unas balas que vale la pena recibir en todo el centro del cerebro, en esa cabeza que ya está abollada. Es un cine lleno de provocaciones, es un ataque a esa moralidad que quieren imponer desde los centros educativos y desde la sociedad conservadora, preciosista e hipócrita, pero que al final Noé cuestiona y nos dice que estos valores y esta moral no son sino artificios, seguiremos siendo animales, instintivos, esta moralidad impuesta no son sino cosas plásticas, porque el ser humano es un enigma que reacciona y que hace de sus deseos su placer mas cercano e intimo.

En el cine de Gaspar Noé también hay violencia, pero no es una violencia gratuita, es una violencia como reacción de una sociedad que ataca, que siempre está atacando pero que cuando ve los resultados de esa perversión de la cual ha sido cómplice, simplemente da la espalda y culpa. Los personajes de Noé están en esta encrucijada, son el resultado de unas situaciones que llegan a lo más profundo y marcan sus vidas y simplemente buscan escapar, pero en medio de ese escape se tienen que enfrentar con su realidad, con su pasado, con su memoria, estos personajes no olvidan.

Hay que estar preparado para este ataque, un ataque que es fácil de esquivar, del cual es fácil escapar, basta con pararse de donde se está sentado y marcharse, y seguir mirando a la cara a esa sociedad que no garantiza mayor cosa, y no decirle nada, Gaspar Noé le dice, Gaspar Noé cuestiona, Gaspar Noé nos dispara. No muera, simplemente siga yendo al cine.

tumblr_m1y1m1ysnh1qzkb7oo1_500
tumblr_m0iboyQ8c51r03gp4o1_250 tumblr_m1trj8ZMGB1qa86hno1_500
tumblr_m8ww10I1Du1qijtw8o1_500cuarta función