color

tumblr_m8ti6hazuG1rdl2i1o1_400

Escrito por Juan Camilo Moreno
“El verdadero cine es el cine amateur porque el cineasta aficionado filma aquello que ama” Stan Brakhage (1933-2003)
Las formas se suceden unas a las otras. La búsqueda, la abstracción, la combinación y la manipulación muestran los cortometrajes de Stan Brakhage como encantos visuales que nos llevan a un profundo estado donde nuestros ojos emocionados, inquietos y sorprendidos se dejan hipnotizar por la deconstrucción del objeto, del lugar, del color, de la textura y hasta del sentido sugerente que estas imágenes puedan tener, ya que sus temas y sus sentidos se combinan y entremezclan en sus fotogramas de cine amateur hecho con pasión, que da cuenta de la cotidianidad del espectáculo visual al que todos asistimos día a día con el simple hecho de abrir nuestros ojos.

Brakhage es un buscador, un asociador, un autor que rinde culto a lugares comunes, a fenómenos naturales, a simples colores de por sí ya hermosos. Lo une todo como si nos dijera que todo es lo mismo, que la ciudad y el cementerio son uno solo dentro de la vida que une a la ciudad y las gentes, como en “The Death” (1960). O en “Creation” (1979) donde la gran y diversa naturaleza es una sola en sus fases, lugares y formas infinitas.

Gracias al uso de equipos de 8 y 16 milímetros Brakhage volcó su cine al registro de lo íntimo, de los momentos personales en su día a día como en “Cat´s Cradle” (1959). O a retratar el nacimiento de su hijo en “Window water baby moving” (1959). El cine y el encanto están ahí en los momentos más simples de la cotidianidad compartida con quienes hacen parte de nuestra vida. El montaje y el ritmo en Brakhage es lo que transforma estos momentos en experiencias visuales mucho más potentes. La falta de sonido, en la mayoría de sus filmes, hacen mucho más impactante la experiencia.

Apreciar los cortos de Brakhage es como ir de viaje. Es una vista lateral a través de la ventana de nuestro coche en movimiento. La luz, la sombra, el fondo, el primer plano, la naturaleza, el paisaje y el color se unen en una rápida y sucesiva percepción encantadora. En esos momentos en que vamos en el coche sólo puede apreciarse el paso, la transformación y la unidad de una sola y gran materia.
La imagen no es sólo manipulada desde el montaje y el rodaje, sino que también desde el proceso químico y pictórico que representa jugar con el negativo, ese elemento cinematográfico lleno de vida que reacciona al mundo y a su luz gracias a sus componentes fósiles. La imagen es mutante en todas sus formas, etapas y posibilidades.

Brakhage sitúa su cine en un estado totalmente artesanal, químico, pictórico, realizado con elementos verdaderos, palpables a los sentidos, idea que lo conecta de alguna manera con el checo Jan Svankmajer.
La obra de Brakhage se mantiene alejada, de alguna manera, de un estudio racional acerca de su narrativa. La obra es un todo. Cada cuadro del celuloide corresponde y se diferencia a su antecesor y predecesor. Como él lo diría “It´s so close to the name of all”.

Brakhage nos remite al principio del cine: el del encanto por la simple apreciación de las imágenes en movimiento. De Méliès a Gaspar Noé, los surrealistas y dadaístas, de Fritz Lang al Señor Buñuel, pasando claro por nombres como Maya Deren, Norman McClaren, Jonas Mekas, Kenneth Anger o José Luis Guerín, Stan Brakhage sin duda hace lo que todos estos autores y tantos otros han querido hacer con este arte tan preciado: abrir las puertas de la percepción.

tumblr_m8243jUKg91qfhre5o1_r1_500

Anuncios

luz como poesia

Escrito por Leandro Hernández
Stan Brackhage, nos muestra los objetos de una manera diferente, sus siluetas, esas siluetas que vislumbramos cuando observamos objetos, la luz que irradian de inmediato queda en nuestra percepción, cerramos los ojos y ahí estas siluetas empiezan a interactuar con nuestra mente, es lo que el mismo Brackhage llama “la visión hipnagógica” esa visión que precede al sueño.

Este realizador, hace una trasformación constante del fotograma, lo manipula y genera poesía visual, en la mayoría de veces sin sonido, porque el sonido y esa percepción rítmica que se podría generar por medio de este, lo genera con el montaje, su fascinación, su lírica, su obsesión, el montaje. Como diría el viejo zorro y poeta de la imagen Jean Luc Godard: “Montaje, mi bella preocupación”, porque este, en la obra de Brackhage se convierte en una preocupación, de sus deseos como artista, de su visión, entender la obra de este realizador se convierte en una preocupación, y esto es lo que la hace deliciosa, porque en ese cuestionamiento constante, nos encontramos ante el fenómeno de transformación que sufre el lenguaje. Es una preocupación porque nos encontramos con diferentes preguntas, pero es satisfacción porque nos encontramos a la vez con múltiples respuestas, respuestas que no son verdades absolutas, sino que nos sugieren, nos sugieren otra manera de ver la vida real, esa vida que está frente a nosotros, pero que la percibimos como objeto físico real, no como objeto traído a partir de las luces, de esa lucha entre sombras, colores y formas, lo percibimos a partir de la luz.

Los objetos son cercanos para él, la cotidianidad vista desde otro ángulo, no narra linealmente, y su narración aunque algunos piensen que no hay, si hay y se encuentra en la emoción de la luz, su cercanía a la obra del artista Jackson Pollok da cuenta de esto, sus imágenes traen consigo una satisfacción emocional, se siente esa emoción desde la realización y la manipulación de las imágenes, y posteriormente crear ese discurso que termina en nuestras mentes, aturdiéndonos, satisfaciéndonos, iluminándonos, no como una percepción metafísica, sino como una manifestación artística, rica visualmente que al final perdura en nuestras cabezas abolladas.

tumblr_mdp41tdE7R1qdbyqso1_500

Metamorfosis

Escrito por Santiago Núñez García

Sentir al ver sin entender , lo que se cree entender, es estar expuesto a Stan Brakhage.

No tenemos que ver una imagen clara ni predeterminada para sentir , tanto como una película no necesita de las reglas cinematográficas, Brakhage conecta al espectador a un negativo en 35 mm sin sentido cotidiano,

Un sentido cotidiano al que la sociedad cuadrada e inundada por los medios y las reglas establecidas, crece su morbo día a día sin masticar.
Damas y caballeros
Brakhage no quiere gustar Brakhage quiere experimentar.
Sentir para vivir, volar para pensar, el rock and roll nos salvara

tumblr_m061ikrpSz1qd3lbbo1_1280tumblr_md5jlm6aIS1qeh05xo1_500quinta función sí